sábado, 19 de enero de 2019

Mucho más que ordenar números

Esta actividad, inicialmente, tiene como objetivo favorecer el aprendizaje del orden de los números del 1 al 30, afianzando el conocimiento de sus grafías. 
 
Con cada número que toca les vamos pidiendo que verbalicen: "Ahora toca el 16, se escribe un 1 y un 6.
En caso de duda, pueden utilizar el referente de la hoja de calendario donde están todos esos números, para localizar cualquiera de ellos y comprobar su acierto o error. 


Como puede verse en la foto, el juego está hecho con material reutilizado (vasos de yogur).


Suelo plantear la actividad en equipo (parejas), para favorecer la comunicación, el contraste de información y la puesta en común de los aprendizajes de cada alumno/a.

Posteriormente, la actividad permite realizar diversos juegos.
A. Localizar determinados números que les decimos o se dicen entre ellos:


    1º Nombran el número: 23
    2º Dicen cómo se escribe: Un 2 y un 3.
    3º Lo localizan en el listado y lo vuelven a nombrar: "Es el 23, se escribe 2 y 3".

B. Identificar los números anterior y posterior a uno dado:
    1º Nombran el número: 17
    2º Dicen cómo se escribe: Un 1 y un 7.
    3º Lo cogen y lo vuelven a nombrar: "Es el 17, se escribe 1 y 7"
    4º Piensan y dicen cuál será el anterior: "El anterior es el 16, se escribe 1 y 6". 

    5º Lo cogen y colocan delante del 17 que ya tienen.
    6º Lo mismo pero con el posterior: "Es el 18, un 1 y un 8". 
    7º Lo cogen y colocan después del 17.
    8º Nombran los 3 números seguidos: 16, 17 y 18.


Este mismo material puede utilizarse para juegos de puntería y cálculo. Colocando los vasos en la posición de los bolos o en forma piramidal, lanzan una bola y con los que se han caído:
- Nombran y describen los caídos.
- Suman puntos y calculan quien lleva más o menos.

Podemos ir más allá y proponer que inventen historias para realizar cálculos con ellos (los tipos de operaciones dependerá del nivel del alumnado con quien juguemos).

Y todo lo que surja de su imaginación, y la nuestra.

viernes, 2 de noviembre de 2018

Persiguiendo a la Mosca Zumbona: C y Z.



A muchos niños y niñas, con o sin Dificultades de Aprendizaje (DEA), les resulta muy difícil aprender el uso de las letras C-Z, equivocando su uso. 

Para ayudarles a desarrollar su conciencia fonológica sobre el sonido del fonema /0/ se lo asocio a las imágenes de la Mosca Zumbona (quien representa el fonema con su zumbido) y a los personajes de "Letrilandia": la Enfermera C y la Señorita Z (quienes ayudan con su historia a resolver la dificultad ortográfica).
Resultado de imagen de letrilandia z










Cuando el trabajo es con niños que están terminando de adquirir el llamado "Principio Alfabético", les resumo la historia de los personajes C y Z, exagerando el odio de la Señorita Z hacia los rebeldes y traviesos Príncipes E-I.
Después, les presento a la Mosca Zumbona, pidiéndoles que imiten su sonido, asegurando primero la correcta articulación del mismo.

A continuación, pasamos a manipular con las letras, para interiorizar vivencialmente lo aprendido. Siempre con la imagen de la Mosca, en representación del fonema /0/. (Para que no se equivoquen y se vayan al fonema /k/; esa será otra historia).
Les presento físicamente las letras C y Z, y a los personajes de Letrilandia (Familia Real = vocales, y las protagonistas C y Z), para que realicen las correspondientes asociaciones de consonantes con vocales (C con CE-CI, y Z con ZA-ZO-ZU).

En caso de error, se lo hago ver poniendo voz a las letras quienes protestan por la incómoda situación de estar mal puestas. De este modo, el alumnado reflexiona sobre lo ocurrido y autocorrige. 
Si aún así no se dieran cuenta del error, les hago recordar la función de cada personaje.

Cuando el trabajo es con alumnado que ya tiene adquirido el proceso lecto-escritor, pero con errores en su Principio Alfabético, la actividad es parecida, salvo que profundizo más en la escritura de palabras, para corregirlas. 

También manipulamos con las letras, y tenemos la imagen del fonema presente en la Mosca, pero ya no empleo las tarjetas de los personajes de Letrilandia, aunque sí su historia y función.


Tras asegurar que se ha comprendido la relación fonema - grafema, pido construir las 5 sílabas, y a partir de ellas palabras que las contengan.

Posteriormente, en cada palabra les pido que expliquen el uso de cada letra C o Z, para recordar la relación y asegurar el aprendizaje. 
Por último, como fue el caso, les pido colocar la imagen de cada fonema bajo la sílaba de la palabra que lo contiene, para fortalecer la relación visual fonema - grafema - fonema.

Tras la vendimia... (4ª parte)

3. Calculamos UVAS.



La mejor manera de comprender y resolver los misterios matemáticos (recuerdo que así me refiero a los problemas) es vivenciarlos: manipulando y experimentando.


De este modo, practicamos el uso de la SUMA y la RESTA, asociadas con las acciones respectivas de JUNTAR y QUITAR (en este caso, comer). 



También las asociamos con sus signos MÁS y MENOS, y formamos los algoritmos.

Tras la vendimia... (3ª parte)

2. Escribimos la receta del MOSTO.

En la siguiente sesión, proseguimos el aprendizaje haciendo memoria y recordando los pasos dados en la elaboración del MOSTO.

A/ En el primer caso, para escribir todas las palabras utilizadas y clasificarlas según su tipo de /R/: suave /r/, fuerte /R/ o intermedia /-r/. 


B/ En el segundo caso, para contextualizar la escritura de algunas palabras, en el inicio de un aprendizaje del proceso escritor.



Primero las manipula y las construye.

Luego, verbaliza cada paso del proceso, y escribe las palabras clave.



Al final, lo ilustra.

  

Tras la vendimia... (2ª parte)

2. Elaboramos MOSTO-TO, MOSTO-TO.

En este caso, la actividad pretende favorecer la mejora de la expresión oral, también dentro de una realidad contextualizada:
- Aumentar el vocabulario.
- Organizar el pensamiento con autoinstrucciones, de modo que la expresión sea estructurada y coherente.


- Memorizar y comprender los pasos de un proceso, al ejecutarlo de verdad.

Tras la vendimia... (1ª parte)

Este otoño, en el colegio hemos celebrado la "FIESTA DE LA VENDIMIA". Desde nuestro Rinconcito también nos hemos unido y aprendido muchas cosas al respecto. Y sobre todo, hemos disfrutado de sus sabores...

1. Elaboramos MOSTO con R.


 
Esta actividad ha sido pensada para favorecer la generalización del fonema /R/ dentro de una realidad contextualizada.

Se trata de verbalizar cada parte del proceso de elaboración del MOSTO con palabras que contengan el fonema /R/ en cualquiera de sus posiciones e intensidades: inicial, media o final, suave o fuerte. Esto ayuda a mejorar la conciencia fonológica y la capacidad de autocorrección.




También se refuerza el trabajo en equipo, la capacidad de escucha y de corrección entre compañeras.

Terminamos la actividad repartiendo en partes iguales, y brindando con R:


"Arriba, al centro y a dentro".
¡¡¡Hmmm... Rico Rico!!!

martes, 27 de febrero de 2018

Misterios matemáticos - Episodio III

La actividad que aquí presento no es nueva, pero sí antigua, la tenía pendiente de mostrar, así que ahí va.
Es de unos alumnos que hace 2 cursos estaban en 2º y 3º de primaria, por lo que actualmente, y si las matemáticas no nos fallan... Ahora están en 4º y 5º de primaria. 😄

La propuesta fue parecida a las expuestas en las anteriores "HISTORIAS MISTERIOSAS". En este caso tan solo les di los números con los que jugar e inventar.

Después, cada uno creó su propia historia:
- De compras.
- De personas.
 

El único requisito era representar esa historia con dibujos que les ayudaran a comprenderla y a resolver el misterio en ella presente.

Por supuesto con la libertad de pensamiento a la hora de resolver dichos misterios.

¡¡GRACIAS CAMPEONES!!

Más misterios matemáticos

¡¡Mis chicos de 6º de primaria están totalmente motivados con la resolución de misterios matemáticos!!

Tenían que repasar las divisiones con decimales. Así que de nuevo les propuse hacerlo a través de una historia por ellos creada: cantidades, datos y contexto donde suceden los hechos y misterio a averiguar. 

Durante el proceso de invención, fuimos repasando todo lo que sabían o no sobre las divisiones y los números decimales, a través de mis preguntas y por qués:
- Elementos de la división
- ¿Por qué no se puede dividir con decimales en el divisor?
- ¿Por qué se multiplican ambos términos (dividendo y divisor) por la misma cantidad?
- ¿Qué representa cada término de la división?
- ETC.
De este modo, al exigirles razonamiento, fueron afianzando aprendizajes y resolviendo dudas. 

He aquí el resultado final: 


Cuando llegaron al final de la división (según ellos cuando ya no hay más números en el dividendo para bajar), les propuse intentar seguir dividiendo hasta llegar a resto 0, o hasta que el cociente tuviera decimales repetidos.






Su respuesta fue estupenda, muy en especial en una de las alumnas, super motivada por lograrlo, por primera vez en el curso verbalizó en positivo:
"¡Me gusta!", "¡quiero seguir!" 
¡¡GRACIAS, ENHORABUENA!! 
¡¡OBJETIVO CONSEGUIDO!!

Le pedí que también lo escribiera en el cuaderno, para que lo pueda leer y recordar en momentos de bajón, para que se sienta capaz como es y motivada.
Que sirva de ejemplo para todos: alumnos y maestros.
Sois capaces de esto y mucho más.